JUANCHIAR : Lugar para el encuentro de amistad y mas........

  Archivos
Sep 08 [42]
Ago 08 [3]
Jul 08 [10]
Nov 07 [2]
Oct 07 [20]
Dic 06 [5]
Nov 06 [5]
Oct 06 [22]


Sindicación
Artículos
Comentarios


Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
 

Otro día de furia en las vías del Sarmiento

Enlace permanente 5 de Septiembre, 2008, 12:28

Todo se inició a las 7, con la detención de un tren. La protesta de pasajeros derivó en un corte de vías y en el incendio de vagones. La empresa denunció un sabotaje y el Gobierno acusó a militantes de izquierda. Las organizaciones aludidas repudiaron la imputación.

Por Eduardo Videla

Las penosas condiciones en las que viajan a diario los usuarios del ex ferrocarril Sarmiento se agravaron ayer, con el incendio de una formación y la interrupción del servicio durante más de seis horas, episodios que el Gobierno atribuyó a un “sabotaje” que adjudicó a activistas de agrupaciones de izquierda. Ocho vagones, de los más modernos con que cuenta la línea, fueron destruidos por el fuego. También fueron siete las personas detenidas, acusadas de “robar máquinas expendedoras de boletos”, según afirmaciones del ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández. Dirigentes de las organizaciones aludidas –el Partido Obrero, el Movimiento Socialista de los Trabajadores y Proyecto Sur– rechazaron las acusaciones y repudiaron las afirmaciones del ministro.

Todo comenzó alrededor de las 7, cuando una formación del ex Sarmiento quedó detenida en la estación Ituzaingo. Parecía ser una demora más, otra de las tantas que afectan la puntualidad del servicio. Pero según la empresa TBA, “no se trató de un desperfecto sino de un sabotaje”. “Forzaron la puerta de un gabinete que contiene los circuitos electrónicos del tren y le derramaron un líquido, lo que produjo un cortocircuito y detuvo la formación”, explicó a PáginaI12 Gustavo Gago, vocero de TBA. El gabinete, explicó, está ubicado en el primer vagón y está cerrado con llave: “La puerta fue forzada”, afirmó Gago.

El servicio hacia Once quedó interrumpido hasta que llegó otra formación, con la intención de remolcar a la primera y llevar a los pasajeros a destino. “Pero en el trayecto alguien accionó el freno de emergencia y la formación volvió a detenerse”, relató el vocero de TBA. Esto ocurrió exactamente en el kilómetro 23 del ramal, entre Ituzaingo y Castelar. “Los pasajeros bajaron a la vía y algunos agredieron a los maquinistas”, agregó. A esa altura se encuentra la denominada Base Castelar, un centro de operaciones de la línea. Fue allí donde, según denunció Fernández, los manifestantes “destrozaron dos autos, dos motos y dos bicicletas”.

Por la presencia de gente en la vía, la empresa cortó la energía eléctrica –el tercer riel lleva una carga de 8000 voltios–, por lo que el servicio se interrumpió. La furia, entonces, se desató tres estaciones atrás, en Merlo: un tren comenzó a arder hasta que el fuego consumió siete de los ocho vagones de la formación.

La columna de humo negro y las bocanadas de llamas hacían recordar los episodios del 2005, cuando el fuego destruyó la estación Haedo, después de una protesta de pasajeros por demoras del ferrocarril. En aquella ocasión el Gobierno también habló de desmanes intencionales.

Cuando los bomberos lograron apagar el incendio, los vagones habían quedado destruidos. Entonces, los incidentes volvieron a trasladarse a Castelar. Un grupo de jóvenes armó una fogata debajo de uno de los trenes que había quedado detenido mientras otros apedreaban las ventanillas de una formación que los pasajeros desesperanzados iban abandonando. Hasta entonces, la policía no había intervenido: un grupo de efectivos de la Bonaerense retrocedió ante una lluvia de piedras.

En esa estación Castelar, un grupo atacó la boleterías, rompió las máquinas expendedoras de boletos y se llevó las cajas con monedas. También desmantelaron un kiosco y rompieron vidrios.

Pero a las 9.30, el juez federal de Morón Juan Pablo Salas ordenó que se despejen las vías y pidió la intervención de la Policía Federal. Cuarenta minutos después, un escuadrón de la Guardia de Infantería utilizó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a los manifestantes. Los incidentes terminaron, pero muchos usuarios les reclamaron entonces a los responsables de seguridad por las deficiencias del servicio.

En Castelar, una alfombra de vidrios rotos cubría el piso de las dos oficinas y baños. En uno de los despachos, al mediodía quedaban computadoras destruidas, papeles quemados y basura, en el suelo. Allí, unos tres empleados, con uniformes azul marino, limpiaban, mientras otros fotografiaban la escena con sus celulares.

La formación que resultó destruida es una de las siete nuevas, incorporadas este año por TBA. Tienen aire acondicionado y cada vagón cuesta tres millones de pesos, según la empresa TBA. Son fabricados en la Argentina por la empresa Emprendimientos Ferroviarios (Emfer), continuidad de lo que fue Marterfer.

El primero que dijo que se había tratado de un episodio “armado” fue el jefe de la Policía Bonaerense, Daniel Salcedo. “No fue una reacción espontánea de la gente. Eran grupos violentos que actuaron organizados”, dijo. Y destacó que se cumplió con la orden judicial que era la de no reprimir, por una cuestión de razonabilidad y para evitar mayores incidentes”, detalló.

Luego, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, insistió con que “los incidentes fueron armados intencionalmente” y señaló expresamente a militantes del “Polo Obrero y de Quebracho”. Dirigentes de las dos organizaciones rechazaron las acusaciones (ver notas aparte). Más tarde, Aníbal Fernández ampliaría la acusación.

Para el dirigente de la Unión Ferroviaria, Horacio Caminos, también se trató de un hecho intencional. “Un trabajador no lleva en el bolso o el saco un aerosol para pintar algo”, dijo. “Estamos en el terrible salvajismo de quemar las cosas que son nuestras: más allá de que se ha concesionado al ferrocarril, los trenes siguen siendo del pueblo”, añadió.

La Seccional Oeste del gremio –opositora a la conducción– se declaró en “estado de alerta” por los incidentes y acusó “en primer lugar a la empresa TBA de continuar prestando servicios en forma precaria sin realizar inversiones” y al Gobierno. Pero llamó a los usuarios a “resguardar el patrimonio ferroviario que no pertenece a ninguna empresa sino al Estado y por ende a todos los argentinos”.

Desde la empresa descartaron que los incidentes tengan una posible connotación gremial.

Ya en el mediodía, la formación incendiada atravesó Castelar, con destino a los talleres de Liniers para ser reparada. En Merlo, las marcas del estallido de furia también eran visibles. El olor a quemado persistía, mientras en el piso quedaban rastros de las llamas del tren incendiado.


                                            
| Referencias (0)



Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Septiembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Categorías
General [109] Sindicar categoría